Apuesta por la ecología: Prácticas respetuosas con el medio ambiente para artistas

He aquí cómo lograr que tu trabajo artístico sea lo más ecológico posible.

por Maria Doubrovskaia

El arte desafía, sondea, anima, decora – ¿pero también tiene que perjudicar? ¿Son nuestros materiales de arte tan tóxicos que están afectando de manera oculta nuestra salud y el medio ambiente? La respuesta está en discusión, especialmente si los materiales que se encuentran en los estudios de los artistas incluyen ácidos, aerosoles, resinas, aguarrás, fibra de vidrio, formaldehído y metales pesados como plomo, cobalto y cadmio. La lista es interminable. Es obvio que estas sustancias pueden afectar ante todo a los artistas. Sin embargo, el ciclo de vida completo de un producto tóxico se extiende mucho más allá del estudio y perjudica el medio ambiente durante años e incluso décadas. Seguramente, la expresión personal no tiene que causar estragos en nuestros cuerpos y en nuestro entorno. Puede que tome algún tiempo investigar y crear un estudio completamente libre de tóxicos, pero el resultado vale la pena. En vísperas del Día de la Tierra 2019, los expertos de Agora Gallery han reunido algunos consejos útiles para que sus prácticas artísticas sean lo más respetuosas posible con el medio ambiente.


Leer las etiquetas de precaución

Todos los materiales de arte que se venden en los Estados Unidos deben estar etiquetados con la frase “cumple con la norma ASTM D 4236”. Esta etiqueta indica que el producto ha sido evaluado por la Sociedad Americana de Pruebas y Materiales en cuanto a riesgos crónicos para la salud, de conformidad con la Ley Federal de Rotulación de Materiales de Arte Peligrosos (LHAMA, por sus siglas en inglés). LHAMA exige que los materiales de arte deben contener advertencias como: “puede causar irritación de la piel” o “dañino o letal si se ingiere”. También deben indicar el peligro de causar efectos crónicos en la salud, como cáncer, ceguera, defectos congénitos y reacciones alérgicas.

La artista de Agora, Wendy Yeager, trabajando en su estudio.

Aunque son de gran ayuda, las recomendaciones de LHAMA no siempre son completamente fiables. Cuando se trata de productos que no están destinados a la venta en las escuelas o al uso de los niños, la LHAMA no es suficiente. La pintura industrial y comercial, los materiales cerámicos y las tintas de impresión para serigrafía quedan fuera del ámbito de LHAMA. Lo mismo ocurre con los productos que se importan de países con leyes menos estrictas. Desafortunadamente, LHAMA tampoco exige a los fabricantes que indiquen los componentes de sus productos. Para investigar más a fondo sobre la seguridad de tus materiales de arte, busca etiquetas del Instituto de Materiales Artísticos y Creativos. ACMI es una organización sin fines de lucro formada por fabricantes de suministros de arte que se ofrecen voluntariamente para que toxicólogos independientes y laboratorios acreditados evalúen a sus productos en lo que respecta a su seguridad. Estas evaluaciones se realizan cada cinco años, cada vez que cambian los ingredientes de un producto y de forma aleatoria. 

El ACMI clasifica los materiales de arte como AP (producto aprobado) para todos los productos que no son tóxicos. Los productos anteriores pueden tener el sello CP (producto certificado) o HL (etiqueta de salud) en lugar del AP. Los materiales con etiqueta AP tampoco contienen niveles peligrosos de productos químicos que se consideran perjudiciales por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos y el Instituto Nacional de Salud. Sin embargo, estos sellos no indican que el producto esté completamente libre de toxinas. Por el contrario, esto significa que el producto no contiene sustancias químicas en cantidades suficientes para perjudicar la salud del consumidor. Puesto que ninguna etiqueta es una garantía absoluta, siempre es una buena idea investigar los productos con los que trabajas tanto como sea posible. Si puedes evitarlo, no utilices los siguientes materiales:

Materiales de aerografía y pintura en aerosol, pues contienen pigmentos y disolventes tóxicos y son especialmente peligrosos en espacios con poca ventilación.

Solventes químicos, como el alcohol metílico y el tolueno, que se utilizan en esterilizaciones y fijadores, algunos marcadores permanentes, medios y barnices, tintas para serigrafía, bases de grabado, cemento de caucho y algunos otros adhesivos, esmaltes, lacas y trementina. En los suministros de pintura, disuelven los pigmentos -algunos de los cuales también son tóxicos- y permiten que la pintura se extienda uniformemente. Estas sustancias representan un grave peligro para la salud, ya que causan daños a los órganos y provocan ceguera en caso de ingestión.

Ciertos esmaltes para cerámica, pues a menudo contienen metales pesados como cadmio, cromo y plomo. La cocción en horno libera más químicos tóxicos a la atmósfera, dañando el medio ambiente además de perjudicar tu salud. Además, la arcilla seca contiene polvo de sílice y también puede contener talco y asbesto. Asegúrate de que tu estudio esté bien ventilado y utiliza arcilla húmeda siempre que sea posible.

Yesos, pues los yesos pueden crear mucho polvo tóxico. Lee la etiqueta y compra las versiones más seguras de este material.

Los marcadores aromáticos a base de disolventes contienen xileno, una sustancia química muy peligrosa para el sistema nervioso, los riñones y los sistemas respiratorio y reproductivo. Los marcadores a base de agua generalmente no representan un grave peligro para la salud.

Las tintas de impresión (a base de agua o aceite) a menudo usan pigmentos tóxicos que contienen compuestos inorgánicos peligrosos. Algunas tintas contienen disolventes y conservantes. El proceso de impresión también incluye ácidos como el ácido fluorhídrico, que es muy tóxico. Un estudio de grabado, litografía o serigrafía puede estar lleno de vapores dañinos. Si tienes que trabajar con estos medios, ¡ponte una máscara!

Cemento de caucho y pegamento para modelos, sustancias altamente tóxicas, ciertamente no son apropiadas para que las utilicen los niños. El cemento de goma contiene una neurotoxina denominada hexano.

Pintura con base de aceite, pues puede contener pigmentos tóxicos como plomo, manganeso, mercurio, cadmio, etc. Lo mismo ocurre con la pintura a base de agua como el acrílico, la acuarela y la témpera. Cuando utilices pinturas a base de aceite, evita los disolventes y diluyentes como los alcoholes minerales y la trementina.

Los pasteles pueden contener plomo, cadmio, cromo y otros compuestos tóxicos. Los pasteles desprenden mucho polvo y requieren un fijador igualmente tóxico para fijar el dibujo al papel. Cuando se trabaja con pasteles, lo mejor es usar guantes y una máscara.

Los barnices y lacas están hechos con resinas disueltas en solventes y son altamente tóxicos.

VENTILACIÓN ADECUADA: ¡Para que puedas respirar!

Si trabajas con materiales tóxicos conocidos, asegúrate de que tu estudio esté bien ventilado y de que cumplas con todos los códigos ambientales locales. Los extractores de humo son un accesorio común que ayuda a limitar la exposición a los gases, vapores y polvo que son perjudiciales cuando se inhalan.

Para reducir el impacto ambiental de tu trabajo en el estudio, invierte en materiales de arte ecológicos.

Además de las consideraciones de salud, un artista ecológico toma en cuenta todos los procesos que intervienen en la producción de materiales de arte. El consumo de energía, los subproductos, el embalaje, el transporte y la eliminación adecuada del producto tienen un impacto en nuestro ambiente. El arte ecológico apoya la economía local. Comprar de tus proveedores locales es una excelente manera de reducir la enorme huella medioambiental que dejan los aviones y los automóviles. 

Investigar alternativas amigables con el medio ambiente para tus materiales de arte tóxicos. Las tiendas de suministros de arte como Blick suelen incluirlos en sus sitios web. Cuando compres camillas o madera para escultura, compra madera certificada por el FSC (Forest Stewardship Council) para asegurarte de que procede de bosques gestionados de forma responsable. Elige bases, soportes y medios fabricados en su totalidad o en parte con materiales reciclados. Los materiales reciclados reducen los desechos y ayudan a reducir el consumo de recursos naturales. Hoy en día, la tecnología es tan avanzada que la calidad de estos productos de arte es a veces tan buena como la de los nuevos materiales. Cualquier material de arte hecho a partir de material reciclado llevará una etiqueta que indique eso. La etiqueta contendrá información sobre el porcentaje de su composición que procede de materiales reciclados.

Un estudio ecológico debe utilizar bombillas de bajo consumo. Las bombillas halógenas, las CFL (lámparas fluorescentes compactas) y los LED (diodos emisores de luz) son más eficientes y no dañan el medio ambiente tanto como las antiguas bombillas de luz incandescente. Consumen menos energía y duran más tiempo.

Eliminación adecuada de los desechos

Cuando sea posible, reduce, reutiliza y recicla tus materiales. En el caso de los materiales de arte sobrantes, consulta los sitios web de sus fabricantes para obtener información sobre cómo desecharlos correctamente. Por ejemplo, si pintas con acrílico, Golden Paints, uno de los principales productores de pintura artística en los EE.UU., cuenta con una práctica lista de consejos para desechar la pintura acrílica. En ellos se incluyen consejos sobre el almacenamiento de productos para garantizar que todas las herramientas sigan siendo utilizables, consejos para la limpieza de las herramientas e instrucciones especiales para el desecho de los acrílicos.

¿Quieres mejorar tu carrera y establecer una presencia en Nueva York? Envíanos tu portafolio y tendrás la oportunidad de presentar tu trabajo a una amplia gama de coleccionistas y compradores de arte tanto a nivel nacional como internacional. Visita nuestra página de Representación de la Galería y Promoción Artística para obtener más información.

El desecho inadecuado de los materiales de arte contamina el agua y el suelo.

Si trabajas con materiales tóxicos, busca un contenedor de productos químicos tóxicos para los desechos y llévalos al centro de eliminación más cercano. Esto evitará que estos productos químicos dañen el medio ambiente y sellará los vapores que ponen en peligro tu salud. Puede que tome tiempo y esfuerzo, pero vale la pena un estudio ecológico. No debe pagarse por embellecer y expresarse con el bienestar de nuestro planeta y nuestra salud.


Maria Doubrovskaia es una artista visual y una académica. Se mudó a Nueva York desde San Petersburgo, Rusia, cuando era niña. El hotel Chelsea era un desastre, y el Limelight seguía siendo un club en aquel entonces. A Maria le encantan las ciudades y prefiere las ciudades ligeramente peligrosas a las que son brillantes y relucientes. Algunas de sus favoritas son Nápoles, Palermo, Dakar y Brooklyn antes del 11 de septiembre. Si Maria no fuera una artista visual y una estudiosa, sería una antropóloga.

This post is also available in: Inglés

Join the discussion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.