Todo sobre las exposiciones emergentes o ‘pop-up’

Exposiciones emergentes: cómo surgieron, para qué se utilizan y cómo están abriendo nuevas oportunidades en el mundo del arte actual.

El aumento de los precios de los alquileres en las dos capitales del arte más populares de Estados Unidos, Nueva York y Los Ángeles, ha hecho que la exposición pop-up se convierta en una solución temporal para el problema recurrente de la búsqueda de un lugar para la exposición. No es necesario que estas exposiciones se limiten al arte, por supuesto, y su carácter efímero se presta fácilmente a obras dinámicas e interpretativas de todo tipo. En este artículo explicaremos cómo surgieron las exposiciones pop-up, para qué se utilizan y cómo están creando nuevas oportunidades en el mundo del arte en la actualidad.

 

Historia de las exposiciones emergentes o ‘pop-up’

Las exposiciones emergentes, tal como las conocemos hoy en día, surgieron en la ciudad de Nueva York. La Galería 151 se creó en 2007 en torno a la exposición de una pared cubierta con un raro graffiti que se descubrió durante la remodelación de un edificio. La Galería 151, plenamente consciente de la importancia de este tipo de obras (que, según se decía, contaban con la colaboración de Fab 5 Freddy y Basquiat, entre otros), se creó con el fin de albergar en su interior el muro de forma provisional. La crítica contemporánea Katy Diamond Hammer afirmó lo siguiente sobre la exposición: “La importancia y relevancia de este descubrimiento y el reconocimiento que está recibiendo la obra nos da la esperanza de que no solo se revitalice el centro de Nueva York, sino también un movimiento reaccionario que fue a la vez pertinente y simbólico en su honesta representación de un momento particular de nuestra historia.”

Made in Chelsea group exhibition
Inicio de la recepción de inauguración de “Made in Chelsea: Un grupo de 10” en Agora Gallery

Desde entonces, han surgido exposiciones emergentes en todo el mundo, tanto en las ciudades como en los pueblos. Como han señalado las autoras Hilary Du Cros y Lee Jolliffe, ” aunque[. las exposiciones emergentes] no son un fenómeno bien documentado, al parecer se están volviendo cada vez más populares en las ciudades cuyos alquileres son muy altos o que no cuentan con suficientes espacios para la exposición de artistas principiantes “. Sin embargo, las exposiciones emergentes no se encuentran exclusivamente en ciudades con alquileres muy altos. También puede haber exposiciones emergentes en lugares públicos o en un apartamento. Lo importante es que la muestra exponga obras durante un breve periodo de tiempo, y de una manera no tradicional.

Qué lugar ocupan las exposiciones emergentes en el mundo del arte

Las galerías comerciales ya consolidadas pueden recurrir a las exposiciones emergentes para contrarrestar la seriedad del competitivo sistema de coleccionistas de galerías. Si una galería decide hacer una serie de exposiciones emergentes puede tener no solo una variedad de obras para vender, sino que también puede fomentar un sentido de afinidad y comunidad en torno a los artistas que exponen, aprovechando el precedente casual de la exposición emergente para crear una atmósfera acogedora.

Visitantes en una exposición de fotografía en White Space Chelsea

También se pueden utilizar las exposiciones emergentes para tantear si un artista o grupo de artistas en particular puede generar una audiencia o ventas. En un plano más institucional, como un museo, las exposiciones emergentes se pueden usar para enfatizar ciertos aspectos de las obras expuestas, lo que posiblemente también atraiga a un nuevo público. Por ejemplo, un desfile de moda emergente en torno a indumentaria de hombres y mujeres del siglo XVII en retratos clásicos sería una forma muy valiosa de atraer a la gente hacia las obras de arte.

Las exposiciones emergentes ofrecen a los artistas, curadores y coleccionistas la oportunidad de acceder y utilizar un espacio que tal vez no se utilice al máximo, o que esté calificado de una manera que ordinariamente excluya el tipo de temas a los que se refiere el diseño de las exhibiciones emergentes. Hoy en día, las exposiciones emergentes constituyen una oportunidad única para exponer a los coleccionistas, críticos y otros artistas. Si bien es menos probable que se incluyan en el ambiente informal de un espectáculo emergente obras que se venden a precios altos en las subastas, cuando se incluyen, por lo general arrojan nueva luz sobre su obra.

El impacto de las exposiciones emergente

Por el nivel de enfoque que un evento emergente bien organizado brinda a las obras expuestas, estos espectáculos temporales tienden a ser un signo de un ethos de lograr más con menos. Independientemente de su aparente despropósito (implícito en la imagen de “emerger”, como si surgiera de la nada), la mayoría de las exposiciones emergentes tienen un claro propósito comercial. Por ejemplo, las ferias de arte, por la forma en que utilizan el espacio ya predefinido para un propósito diferente, podrían considerarse emergentes por derecho propio. Casey Lesser, que escribe para Artsy, ya lo ha señalado: “Los espacios emergentes, o espacios de exposición temporal en nuevas ciudades, están surgiendo como una grata alternativa a la experiencia de alto riesgo y estrés de una feria de arte. Permiten a las galerías más pequeñas ampliar y fortalecer su alcance, y al mismo tiempo gozar de una mayor libertad de curaduría con menos esfuerzo financiero, y en un entorno más acogedor que una feria de arte”.

La exposición emergente se ha convertido, en un mundo de arte que cada vez está más plagado de ferias de arte, en una novedad y en una necesidad. Bien sea que se trate de instalar un puesto durante tres días en la New Art Dealers Alliance, o de alquilar un espacio comercial para realizar una exposición de dos semanas de duración, el proceso sigue siendo esencialmente el mismo. Esto se debe históricamente a la creciente invasión de galerías internacionales en vecindarios locales. Las mega-galerías, a través de un proceso conocido como “aburguesamiento”, provocan un aumento del alquiler de los bienes inmuebles que las rodean. Es por ello que las galerías más pequeñas a veces tienen dificultades para conservar su espacio; y es posible que las nuevas galerías no puedan encontrar un espacio estable en absoluto. En cualquier caso, la programación nómada y emergente puede ayudar a mantener la misión, los intereses y los artistas de una • galería a la vista del público.

Cómo puede beneficiarse un artista de las exposiciones emergentes

La tendencia a realizar exposiciones emergentes puede ayudar al artista a contextualizar su propia marca, especialmente en una época en la que la distinción entre artista y curador se está convirtiendo en algo más ideal que real. Contar con un espacio temporal y exponer las obras de los artistas que uno desea mostrar puede ser una evolución liberadora en el mundo del arte actual.  Por otro lado, cuanto más se realiza la curaduría, se dispone de menos tiempo en el taller. La organización de exposiciones emergentes tiene que equilibrarse con los objetivos creativos de cada uno.

Esto puede lograrse de la siguiente manera:

• Crear una comunidad en torno a su exposición emergente
• Promocionar su evento y dirigirse al público adecuado
• Contratar a un profesional de relaciones públicas para comunicarse con la prensa

¿Buscas un espacio para exponer tus obras en Nueva York? Para más detalles e información sobre un lugar elegante en el corazón de Chelsea, el distrito de arte de la ciudad de Nueva York, visita el sitio web de White Space Chelsea.

Para los comerciantes, se puede utilizar una exposición emergente para tantear el alcance del atractivo de un artista. Cuando una galería tiene suficiente capital cultural, la exposición emergente puede ser tan útil para un artista como una exposición más convencional de 4 semanas (especialmente si se venden obras). Siempre es bueno tener exposición y ventas. En un entorno en el que las exposiciones emergentes son cada vez más frecuentes, e incluso necesarias, es probable que la participación en exposiciones emergentes sea provechosa para la carrera de un artista.


Jeffrey Grunthaner es un escritor y curador radicado en Nueva York. Sus artículos, reseñas, poemas y ensayos han aparecido recientemente en Drag City Books, BOMB, American Art Catalogues, Folder y Hyperallergic. Entre sus proyectos de curaduría recientes se encuentra la serie de lectura y discusión Conversaciones en la poesía contemporánea en Hauser & Wirth, West 22nd Street.

This post is also available in: Inglés

Join the discussion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.