El estilo de Mao Lizi ha cambiado drásticamente a lo largo de los años, y su carrera parece haber ido de un extremo al otro. Sin embargo, algo que permanece constante es su impulso de romper sus propias fronteras, de abandonar viejos caminos para enfrentar nuevos desafíos.